Culto: Otoño de Vicio_The Soundtrack

Un atajo directo a los pepinazos sonoros que nos salvarán la vida los próximos meses. De Movement a Los Punsetes pasando por Taylor Swift, Spoon y Fighter Pillow.  El otoño se presenta oscuro, corrupto, sin un solo puente. Han cambiado la hora. Camino del trabajo te espera un jet lag aterrador. Cuando no puedas con tu vida, abre este portal a una dimensión mejor. Recuerda que vamos a llegar viv@s a 2015 cueste lo que cueste. Las baldosas se iluminan escuchando los discos que serán míticos pasado mañana.


TAYLOR SWIFT. 1989.

El resultado improbable de un polvo rápido entre Shania Twain y Bob Dylan.

La detestan desde que tiene 12 años. En clase ya era demasiado delgada, demasiado rubia, demasiado guapa, demasiado sensible, demasiado dulce, demasiado honesta, demasiado consciente, demasiado talentosa. Demasiado LOLITA incluso para Nabokov.

Los pobres de espíritu encuentran en la virtud meridiana algo insoportable. No pueden tolerar la libertad de quien no necesita coartadas y critican a rabiar lo que entienden por inalcanzable perfección. No saben qué otra cosa pueden hacer para compensar sus carencias. Y rajan. Sin embargo, Swift, confiada y ambiciosa, se plantó en Nashville antes de los 15 años y el resto es historia del pop adolescente, una página brillante en el pesadillesco sueño americano.

Puesto que no hay mucha diferencia entre un instituto y el pop de los últimos años, Kanye West no le dejó terminar su discurso de agradecimiento tras convertirse en la primera cantante country en recibir un MTV Music Video Award y Beyoncé, quien educadamente la invitó a regresar al escenario, vio como días más tarde Taylor le robaba la cartera en los Grammys... esos galardones de "prestigio",  la verdadera fiesta fin de curso donde Swift resultó elegida reina del baile (Album of the year 2010).


Odiada por media humanidad y amada por la otra media. Taylor Swift es una narradora nata y no ha dejado de invitar al mundo a leer su diario, plasmado en cuatro álbumes de estudio. Un diario rosa al que ella misma rompe el candado. Sentimientos vergonzantes para el adulto cínico y oro puro para las millones de adolescentes con acné y aparato dental que la encumbraron, convencidas de que su Barbie de Matel había cobrado vida y hablaba por sí misma.

Sexualizada como cualquier otra mini diva post-Britney, y sin embargo, muy bien vista por la América profunda y puritana, a la que pertenece. Esta América cultiva ídolos country que ofrecen una invitación al fornicio menos explícita, más recatada y virginal... una invitación mucho más cerda en realidad que la propuesta por el rock y que vende tanto o más que cualquier otro producto comercial yankee.

Taylor Swift representa el lolitismo que gusta a las madres. Un filón.


Convertida en multimillonaria con veinte años, se muda a Nueva York y decide reírse de la cultura hipster mientras se mezcla con ella en un proceso inverso al de Víctor Lenore. Le apetece disfrazarse. Le sobra el dinero. Escribe la línea definitiva en una canción de pop perfecto: "echaré de menos que te escondas para encontrar tu paz mental con algún disco indie mucho más cool que el mio".

Se acuesta con medio Hollywood y compone al respecto. Esto la mantiene en el candelabro. Se folla a todos los tipos que merecen ser follados y no se disculpa. Escribe sobre ello y se queda tan ancha. La América puritana no deja de adorarla y prefiere celebrar la consagración mundial de un estilo musical que nunca antes había llegado tan lejos fuera de sus fronteras.

Sin embargo, es precisamente la América aparentemente intelectual y cosmopolita la que comienza a cuestionar sus hábitos afectivos. ¿Qué hace esa cría follando con hombres en relaciones que no acaban en empresa conjunta / estabilidad / gastos compartidos / matrimonio / hijos?


Y así llegamos a '1989'.
Su quinto disco llega en 2014 con la fecha de su año de nacimiento.
Taylor Swift tiene 24 años (!!!!!) y ha sobrevivido a todo.

Sigue escribiendo sus propias canciones. Un hecho que la diferencia de otras grandes heroínas del pop actual como Katy Perry -el lolitismo para niños y papás-, Rihanna -el lolitismo salvaje- y Beyoncé -mujerona, empresaria y madre de familia con restos de lolitismo en cada muslo- y la emparenta con Adele -el ocaso del lolistismo, con peluca y zarcillos de señora mayor- y Lady Gaga -el patito feo convertido en pato inmenso con ínfulas de cisne contemporáneo-. Con esta última, Taylor comparte una característica poco frecuente: un rol decisivo en la dirección artística de su carrera y un amplio poder ejecutivo en la gestión de su propia marca.

Para '1989', Taylor contrata de nuevo a los productores suecos más caros. Porque son los mejores. Se compra a Mark Romanek -reputadísimo director de clips- para su nuevo lanzamiento, Shake it off, un twist demencial donde se caga en quien se mea en ella y reivindica la naturalidad frente a la tendencia (colleja a la, por otra parte, muy necesaria Miley Cyrus, cumbre del lolitismo Disney Channel de raíz country, que pasó de Hannah Montana a Rihanna de un día para otro, como debe ser).


Taylor Swift se declara feminista en sus propios términos. Sigue contribuyendo a un debate que levanta todas las am(pollas) posibles. Y ha decidido publicar un disco de pop electrónico que recoge lo que ella misma entiende por "lo mejor de los 80"... '1989' se presenta como el chicle perfecto, el disco donde Fleetwood Mac y Carly Simon se abrazan a Orchestral Manoeuvres in the Dark, Annie Lennox y la Madonna que todavía importa. Una locura. Y además, traza una línea directa con Lorde (el lolitismo asfixiado en negro) y Lana del Rey (la amiga de nadie, la diva dolida, el lolitismo atemporal para el capitalismo neoliberal).

Nos gustan las mujeres. Mucho. Y no soportamos que siempre cueste más reivindicar a Taylor Swift o Alanis Morissette que a James Blake o Pearl Jam. Ahí huele a machismo. Podemos seguir debatiendo si ellas están o no al mando de una industria descontrolada. Pero desde luego, una cosa está clara: ellas son las caras visibles de la música masiva en el siglo XXI.

Taylor Swift se ha follado a un One Direction, se ha reído en su cara y ha escrito canciones sobre su relación para ajustar las cuentas, tal y como procedía Bob Dylan con sus amantes en los sesenta, salvando todas las distancias, claro. Pero lo cierto es que las groupies de los Beatles jamás soñaron con tanto poder.

Y no entendemos el concepto de placer culpable. Entendemos de placer y no nos interesa la culpabilidad. Taylor Swift es una mujer terriblemente inteligente y poderosa. El patito feo hecho cisne de piedra. Y lo celebramos. El disco se cierra con un track titulado 'New Romantics'. '1989' es una auténtica gozada si lo administras en dosis prudentes. Baila como si no mirase nadie. Haters gonna hate.
1989 se publica 'oficialmente' el 27 de octubre de 2014.

Y ADEMÁS:



LOS PUNSETES. Me gusta que me pegues.
¿Nos merecemos varias hostias por lo que acabas de leer? Perfecto, nos gusta que nos peguen. Casi tanto como nos apetece hostiar al hombre piñata de Los Punsetes, ídolos eternos. No nos morimos sin subirnos al escenario en uno de sus conciertos y derribar muy fuerte a Ariadna (la vocalista mayestática). Lanzarnos contra ella y aplastarla contra el suelo.  Y cogerle los brazos y movérselos mucho, como a una muñeca rota. Y cuando vengan los del grupo a defenderla, si es que vienen a defenderla esos mariquitas, darles en la cara y violarlos a todos. Qué ganas. LPIV repartirá hostias como panes a partir del 4 de noviembre.




MANOS DE TOPO. Caminitos del deseo.
Miguel Angel Blanca es nuestro poeta místico. Le observamos, le seguimos, nos lo encontramos una y otra vez por Barcelona. Nos preguntamos asustados qué hace esa tía con él ¿estará bien ella? ¿estará bien él? Paracen felices ¿sabe ella lo que se está jugando? ¿quiere él hacerla feliz? ¿qué va a pasar esta vez? ¿a qué clase de nueva falla inversa antitética se estarán exponiendo esos dos? ¿queda algún estrato del subsuelo que esas manos no hayan escarbado? Lujuria y senderismo para buscar petróleo puro, inflamable, muy negro. Caminitos del deseo asomará la cabeza en noviembre.




FIGHTER PILLOW. Fighter pillow.
¿Se nos permite decir que amamos a Dover en todas sus épocas, incluyendo las más chungas? ¿Se nos permite decir que todavía nos emociona 'La monja mellada'? ¿Se nos permite mencionar a Dover cuando hablamos de Fighter pillow? Hostia, ¡este es nuestro propio medio! Podemos decir lo que nos de la puta gana. Pues venga: el discazo de Fighter Pillow no necesita comparaciones, pero nos emociona casi tanto como poner 'Devil came to me' una vez al año y fliparlo. Por los viejos nuevos tiempos. El debut homónimo de Fighter Pillow está disponible en Bandcamp a un precio escandaloso.




SPOON. They want my soul.
Alegría de vivir. Este disco sobrevive al verano, al otoño y al invierno. Jamás renunciaremos a la sencillez. En su simplicidad radica su belleza y toda esa mierda... No hay mucho más que decir. Escúchalo tú mismo en nuestro SOUNDCLOUD.




LOST TWIN. The mist.
Propuesta casi redonda desde el sello Squaring the circle, que merece toda nuestra atención. Lo nuevo de Lost Twin verá la luz el 10 de noviembre de 2014. Björk y CocoRosie tiemblan juntas en sus casas. Hacen ganchillo. Quedan para hacer ganchillo y hacen muy bien.




EX-HEX. Rips.
Fichadísimas en nuestro jukebox asesino GRACIA B SOUNDSYSTEM. Qué tías.




TÚ NO EXISTES
No sabemos qué nos depara el talento escondido en ese nombre. Pero lloramos sangre y meamos ganas. Estuvimos con Astrud mientras existieron y estamos con estos tíos hasta que reviente la materia. Estamos con Carl Sagan. Estamos con Stephen Hawking en Facebook. Estamos con la amplitud de miras. Estamos con toda cosmogonía basada en el movimiento del flan casero. Estamos muy lejos del centro del Universo. Y nos da igual.




MOVEMENT
Lo polla records. Nada, pero nada de lo que hemos escuchado este año se compara a 'Like lust', 'Ivory', '5.57' y 'Control you", las cuatro piedras preciosas -emocionantes hasta la médula, durísimas, fascinantes y arrolladoras- que integran el EP del trío australiano. Es el siglo XXI. Es la hora de sonar así y nadie, ni Drake ni Bon Iver ni James Blake han conseguido llegar tan lejos. Compruébalo en nuestro SoundCloud.

En junio, ya solicitamos que se personaran inmediatamente en Barcelona. Puedes comprobarlo  en nuestra crónica de lo mejor del Primavera Sound 2014. Pues bien, la organización sabe lo que hace (como siempre) y los vamos a tener en la ciudad el 2 de noviembre, dentro de un Primavera Club espectacular. Sin los Planetas, sin Letizia, sin gente muy vista. Un Primavera Club consagrado a nuevos sonidos; sonidos que te cogen el alma y te la dejan nueva.

Este otoño es vital, suave, delicado y vicioso en GRACIA B.

Gracias por atajar. Esperamos vuestros comentarios. Besos.



PRÓXIMAMENTE EN ATAJO MASIVO, el blog de GRACIA B:
MIRA 2014 (6 noviembre)
Primavera Club 2014 (31 octubre)
Can Culleretes
Restaurantes ecológicos
Barcelona desierta
God help ME and kill that girl
Cuentos asombrosos
Roma para principiantes
El diablo viste de Custo
Arquitectura suicida en Barcelona
Y otras vías de escape de máximo interés.


[!] Todas las novedades de GRACIA B en Facebook y Twitter

[!]  Todas las imágenes y sonidos de GRACIA B en Instagram y SoundCloud

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIA B WEBZINE

GRACIA B WEBZINE
[!] Todas las novedades de GRACIA B en Facebook y Twitter


[!] Imágenes y sonidos de GRACIA B en Instagram y SoundCloud


[!] Si eres autor de una imagen no acreditada, contacta con nosotros y te acreditaremos de inmediato. Gracias.


[!] Para contactar con GRACIA B, envía tus creaciones, proyectos, propuestas, contenidos, invitaciones, comentarios y sugerencias a esta dirección de correo: graciabweb@gmail.com