14x05 Primavera Sound 2014 Miércoles

Su nombre es Jeff y reside en Brístol, Inglaterra. Habla con pasión y entusiasmo de sus bandas favoritas y toma decisiones difíciles sin pestañear. El tipo mítico a quien loábamos el lunes -el de las pulseras hasta el codo, el que todo lo baila en primera fila, el que lo VIVE- se gira en la entrada del teatro BARTS y se encuentra con una entrevista súbita para esta publicación, que le adora desde el segundo uno.


Jeff baila porque la música le obliga y puede que toda esa expresividad tenga mucho que ver con "haber crecido en una familia hippie". Nos lo cuenta a carcajadas el único hombre capaz de sostener una sonrisa honesta durante horas. Para él no supone problema alguno que el gran público de estos eventos viva en ese perpetuo y estandarizado movimiento de cabeza con ligero acompañamiento de hombros o pies (a elegir). El tipo que inventó la recurrente expresión darlo todo no conocía a Jeff. Dance like nobody's watching es una máxima hermosa como pocas y Jeff le ofrece cuerpo y criterio día tras día. Ha visto a todo el mundo varias veces y vuelve a sus conciertos como si fuera la primera.

Nos confirma Jeff que lo mejor del lunes fue DARREN HAYMAN, capaz de desplegar un arsenal de idiosincrasia británica sin renunciar a sus propias cumbres de self-deprecation -ese estilo narrativo extremadamente liberador en el encorsetado mundo anglosajón, tan escaso en la oscuridad dialéctica española como insólito en la dictadura conductual del "indie"** patrio; una forma de mostrarse que consiste en hablar pestes de uno mismo, con clase y elegancia, en lugar de echar mierda en la puerta del vecino-. Para que éste funcione, claro está, se necesita un interlocutor igualmente capacitado para la sorna casera, alejado de la necesidad de vender virtudes y proezas propias en la aburridísima franquicia del marketing social, alguien dispuesto a sobrevolar cualquier exposición a los abismos del ridículo. El ridículo siempre está en los ojos del acomplejado, en eso estaremos de acuerdo admires a Galileo más o menos.


Jeff recomienda tanto ANTIBALAS como CHICHA LIBRE, alabando la capacidad de los primeros para generar una fusión fundamentada, que no huele a oportunismo glocal. Ambos actuaron ayer en el Apolo y nadie mejor que Jeff para comentar la jugada del martes mientras el miércoles se inunda a nuestros pies.

Llueve. Lo celebran los fans de IRON MAIDEN, los modernófobos y los indies (**ese concepto) plus ultra, los que ya no van al Primavera porque ahora es un festival demasiado grande. En la cola, un tipo de los ubicuos -de esos tíos fantásticos que están en todos los lugares de Barcelona- nos comenta que ese equilibrio entre crecimiento y respeto a los habituales sigue siendo difícil y necesario. Estamos de acuerdo y podríamos sumar matices hasta el infinito. El debate está servido.


Primavera Sound 2014 no es un festival precisamente minoritario, eso está claro. ¿Y qué? A estas alturas, en GRACIA B estimamos que el único inconveniente de su grueso crecimiento -capitalista, totalitario, desmedido y patrocinado hasta el vómito- es bien sencillo: sólo podemos ver a Beyoncé en la app de este año. Ese es el único problema, que Beyoncé no está con nosotros en muslo y hueso. Si el año que viene nos traen a Kanye West para amarrar las pulseras de oro, mirarnos por encima del hombro desde los palcos VIP -este año hay palcos, muy Hunger games- y ampliar todas esas pendejadas anecdóticas que exprimen a los guiris y nos permiten disfrutar de Disclosure un jueves en Barcelona -esa ciudad pequeñita y universal-, estaremos satisfechos. Disclosure cobran. Kanye West cobra. Y tú también.


Paralelamente, ampliando el espectro y ahuyentando el reduccionismo, prende la mecha del PRIMAVERA SANTS 2014. La ciudad auténtica, la ciudad de barrio que quiere seguir siendo barrio, puesta en pie, dejando claro que #Canviesnoestoca. Y la represión habitual, toda esa detestable brutalidad legitimada, impune, maloliente, cateta y puerca hasta el extremo. El metro cortado, el fuego en las calles y los guiris sumándose, más cívicos que los mossos -eso es fácil-. Maravilla transoceánica. Los pros y contras de la globalización no se resumen en media mañana.



¿Nos queda tiempo para hablar de música y brazos?

Joder, dime que sí. THE EX se pasaron por el forro su propia leyenda y desplegaron un recital apoteósico. Eso es madurar. Madurar es sexy. Madurar es punk. Empalmando un tema detrás de otro, sin mirarse, sin pausas, sin preliminares, todo para dentro, guitarrazos en la cara, uno detrás de otro, tres guitarras -tres- y Katherina Ex desarmando la batería. Punk tan progresivo como punzante, movimientos rockabillies, dos nuevos temas que ya quisieran los Pixies, energía incombustible, el público volando y todos mirándonos con la sonrisa de flipar, limpia y clara. Terrie escupiendo sus versos desde la garganta, enmudeciendo al teatro. Desaparece la instrumentación, queda su voz, y cuando se gira, ovación cerrada. La baqueta tirándose a los mástiles de la guitarra. Larga vida a Ámsterdam.


Y allí estuvieron también PAUS y SHELLAC. Ya clásicos en BCN, siguen ampliando su conexión con las gentes del lugar. Albini, al frente de los primeros, sigue con ganas de epatar a todo bicho viviente; pero la estrella ayer fue el NUEVO SEX SYMBOL de la percusión ibérica.

Cuando HÉLIO MORAIS, dueño de una de las dos baterías enfrentadas en PAUS, se quitó la primera camiseta, el 98% de la audiencia masculina con perfil cervecero se sintió intimidado frente a su exuberancia lisboeta. Pasaron a odiarle de inmediato, sublimando a saber cuánto. La camiseta de tirantes blanca cubriendo su torso, el moreno dorado en sus brazos tensos, el colgante plateado, la pintaza de modelo, el pelazo al aire, la forma de cabalgar el taburete, la necesidad de girar el cuello para alcanzar el micrófono mientras destrozaba la batería, el acento dulce cuasi brasileiro, ese músculo tan marica que hay en lo más alto del brazo y la baqueta en la boca en un par de ocasiones... NO ayudaron.

PAUS están en el primavera por tercera vez en tres años y vuelven al VIDA FESTIVAL este verano.

Despedimos esta entrada como lo haría cualquier amante de la revista SuperPop, con un especial forracarpetas de HÉLIO MORAIS, tu HOMBRE RIQUINHO para esta temporada. Cuando acabes de sublimar, no te olvides de escuchar a PAUS. Y las gracias por estar al otro lado.










Holy grace!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIA B WEBZINE

GRACIA B WEBZINE
[!] Todas las novedades de GRACIA B en Facebook y Twitter


[!] Imágenes y sonidos de GRACIA B en Instagram y SoundCloud


[!] Si eres autor de una imagen no acreditada, contacta con nosotros y te acreditaremos de inmediato. Gracias.


[!] Para contactar con GRACIA B, envía tus creaciones, proyectos, propuestas, contenidos, invitaciones, comentarios y sugerencias a esta dirección de correo: graciabweb@gmail.com